sábado, 10 de febrero de 2018

Queralt Castellet: "Una medalla olímpica es un reto pendiente"

afp - Queralt Castellet afronta a sus 28 años sus cuartos Juegos Olímpicos de Invierno con posibilidades de podio en la prueba de half-pipe, en snowboard. Después de haber sido 26ª en Turín-2006, 12ª en Vancouver-2010 y 11ª en Sochi-2014. (Foto: AFP/Archivos / Joe KlamarLa española Queralt Castellet compite en la final de Halfpipe del Campeonato del Mundo de Snowboard en Kreischberg, Austria, el 17 de enero de 2015)

"Una medalla olímpica es un reto pendiente", reconoce en una entrevista con la AFP, después de la mala suerte que tuvo en las dos pasadas ediciones.

En Rusia, hace cuatro años, llegaba también con posibilidades de medalla, pero tras haber terminado en segunda posición en las calificaciones, solo pudo ser undécima en la final, debido a dos caídas en la última parte de sus dos tandas, cuando había hecho buenos recorridos.

Castellet ya había dejado escapar en Vancouver-2010 una medalla que acariciaba, al no poder disputar la final tras caerse y lesionarse en un entrenamiento previo a la lucha por el podio, después de haber sido tercera en las calificaciones.

Fue subcampeona del mundo en 2015 y esta temporada ha logrado dos podios en la Copa del Mundo, por lo que está entre las aspirantes al triunfo en la prueba que comienza el lunes.

P: ¿Es una medalla olímpica ese sueño que le falta por realizar, como una especie de espina que tiene clavada?

R: Una medalla olímpica es el sueño de todo deportista que va a unos Juegos. Me he quedado cerca dos veces y no lo he conseguido, es como un reto pendiente. No es una obsesión pero está claro que es lo que me gustaría conseguir.

P: ¿El hecho de estar entre las favoritas no puede ser un elemento de presión en su contra?

R: Siempre existe un poco de presión, pero me siento más preparada que en Sochi. Cada día pienso que estoy mejor y me siento muy cómoda. Tengo muchos ases en la manga con los que puedo jugar para poder ganar en cuanto a estrategia y eso es importante.

- Experiencia en Juegos Olímpicos -

P: ¿Cómo ha ido evolucionando Queralt Castellet en estas experiencias olímpicas?

R: En los primeros, en Turín-2006, no iba con expectativas, ni siquiera de entrar en finales, porque era mi primer año de competición, pero en Vancouver en 2010 conseguí meterme en finales y en Sochi, también, por lo que ahora ha cambiado el objetivo.

P: ¿Y cómo se siente física y mentalmente de cara a esta competición en Corea del Sur?

R: Este año me siento bien. He conseguido dos podios en la temporada, tengo más confianza. Creo que será muy difícil, ya que hay muchas chicas con opciones, pero creo que estoy ahí.

P: España parece vivir una época dorada en snowboard con usted y con Lucas Eguibar, que son dos opciones de medalla olímpica en Corea.

R: Está claro que Lucas también se lo ha estado currando muchísimo y para el snowboard de España es una motivación tener referentes así. Espero que yo también, dentro de mi disciplina, pueda ser un referente, aunque siempre es importante poder saber que las facilidades no están ahí, sino que todos tenemos que trabajar para poder estar ahí. Es obvio que los países de invierno tienen mas facilidades que España, países donde por ejemplo es más fácil empezar. Lucas y yo tenemos que hacer esfuerzos más grandes y habrá que luchar.

- Recuerdo de su novio y entrenador -

AFP/Archivos / Joe KlamarLa española Queralt Castellet compite en la final de Halfpipe del Campeonato del Mundo de Snowboard en Kreischberg, Austria, el 17 de enero de 2015


P: En 2015 se murió de cáncer su novio Ben Joly, que era también su entrenador, lo que casi le empuja a la retirada. ¿Cómo se encuentra Queralt dos años y medio después?

R: Todos tenemos nuestras luchas. Personalmente me ha tocado esta dura lucha de la que he aprendido y estoy aprendiendo mucho. Por ese motivo, creo que tengo algo muy valioso que todo lo me ha dejado Ben, tanto a nivel de snowboard profesionalmente o como persona, por todo lo que tengo de él y lo que me ha dejado en la memoria y me siento muy afortunada, pero hay que seguir luchando.

P: Su nuevo entrenador es Benjamin Bright, hermano de Torah, oro en Halfpipe en los Juegos Olímpicos de Vancouver y plata en Sochi. ¿Ha notado muchas diferencias?

R: Es muy estricto. Llevo un programa muy diferente al que había llevado antes. Me convenció de que si quería seguir mi carrera y dar el cien por cien, tenia que cambiarlo todo, ya que lo que estaba haciendo con Ben, estaba funcionando muy bien, pero nunca él podría hacer conmigo lo que hacia con Ben. Lo que yo hacía no se podía cambiar, había que empezar de cero. Empezamos un programa nuevo, con otro tipo de enfoque, con motivaciones diferentes y todo fue un cambio muy grande que me hizo situarme en una base que como que todo era nuevo, como que cada aprendizaje que tenía era algo nuevo que construir.

P: ¿Cómo afronta una 'rider' la adrenalina de los minutos previos a lanzarse en una tabla?

R: Todas la competiciones son diferentes. Yo las vivo de una manera diferente. Creo que es muy importante reconocer cómo se encuentra uno y cómo estás anímicamente y físicamente. Y a partir de ahí, adaptar tus herramientas. Lo mas importante es ser capaz de reconocer cómo me siento tanto anímica como físicamente y conseguir el máximo control para poderme adaptar a las adversidades de este día, ya sean las otras participantes o las puntuaciones que puedan poner los jueces, que son cosas que no tienen nada que ver con lo que pueda controlar yo.