jueves, 15 de febrero de 2018

Svindal hace historia para Noruega en el esquí alpino

AFP - Aksel Lund Svindal conquistó este jueves el descenso de los Juegos de Pyeongchang, convirtiéndose a sus 35 años en el primer noruego en llevarse el oro en la prueba reina de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Plata en 2010, Svindal entró definitivamente en la leyenda de los más rápidos sobre la nieve, inscribiendo al fin el nombre de un noruego con letras de oro en el palmarés del descenso olímpico.

Noruega firmó un doblete gracias a la plata de Kjetil Jansrud, a 12 centésimas de Svindal, mientras que el suizo Beat Feuz se hizo con la medalla de bronce, a 18 centésimas del ganador.

El país escandinavo, una de las potencias mundiales en deportes de Invierno, se había apuntado cinco medallas olímpicas de oro en super-G desde los Juegos de Albertville-1992, entre ellas la de Svindal(2010) y de Jansrud (2014).

"Es una emoción enorme. Todavía no me lo creo, superar a Kjetil Aamodt (2º en 1994) y a Lasse Kjus (1998, 2002). Es un día muy especial con este doblete", se alegró Svindal, segundo en el descenso olímpico de 2010 en Vancouver.

Con este título, Svindal se coronó asimismo como el deportista de mayor edad en proclamarse campeón olímpico en esquí alpino.

- Una vida cuesta arriba -

La vida preparó pronto a Svindal para la más peligrosa de las pruebas olímpicas, con la muerte de su madre cuando era un niño y la posterior de su hermano pequeño. Para mantener viva la memoria de su madre, Svindal antepuso su apellido, Lund, al de su padre, Svindal.

Franz Gamper, el técnico italiano que llevó a Svindal hasta la cumbre, achaca a ese trágico episodio la imagen distante y seria que suele mostrar Svindal.

Medalla de plata en el descenso de Vancouver-2010 y 4º en la prueba de Sochi en 2014, Svindal es además el primer esquiador de la historia en convertirse en campeón olímpico en las dos disciplinas de la velocidad, ya que había conquistado el super-G en Vancouver.

Debido a las ráfagas de viento de hasta 100 kilómetros por hora en la salida, el descenso había sido anulado el domingo y trasladado al jueves.

Este jueves, bajo un cielo soleado y con temperaturas más clementes que los días precedentes (-8º en la salida), los favoritos no fallaron y el Top-5 final fue el mismo que se puede presenciar a día de hoy en la Copa del Mundo de descenso.

El chileno Henrik Von Appen y el boliviano Simon Breitfuss, únicos representantes latinoamericanos en el descenso, finalizaron este jueves en el puesto 34 y 47 respectivamente de la prueba reina de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Von Appen, que esquió con problemas físicos en su muñeca izquierda, realizó su bajada con un tiempo de 1 minuto 44 segundos y 2 centésimas, a tres segundos y 77 centésimas del ganador.

Breitfuss finalizó a 7 segundos y 62 centésimas de Svindal.

Doble campeón del mundo de descenso (2007 y 2013), será el gran favorito del super-G de los Juegos de Pyeongchang programado para el viernes. AFP.com